Lobo (Canis lupus signatus)

Lobo-ibericoNomenclatura

En castellano es conocido por su nombre común, lobo; en catalán es llamado llop, en gallego xau y en euskera otsoa. En el principado astur, en el dialecto bable, llobo o llobu.

Durante muchas décadas en todas las regiones de la geografía española el lobo ha representado  el mayor peligro del campo.

Las hembras son conocidas como lobas y las crías como lobeznos o lobatos.

 

Identificación

De tamaño similar a un pastor alemán, aunque con la cabeza más grande y las orejas más cortas, es de color grisáceo claro u oscuro, vientre blanquecino y antifaz del mismo color que el vientre.

La subespecie de lobo con la que cuenta España es conocida como signatus por tener zonas de pelaje negro en las extremidades, orejas, cola y pecho.

Animal fuerte y corpulento con una cola larga y poblada de mucho pelo la cual sirve para emitir mensajes entre los diferentes congéneres de una manada.

Su longitud puede alcanzar el metro y medio de largo y su peso en ejemplares adultos los 50 Kg.

Las hembras poseen una coloración similar a la de los machos y un tamaño algo menor, por el contrario las crías son de color casi negro.

 

Hábitat y distribución

El lobo ibérico se encuentra distribuido principalmente en la actualidad en las zonas norte y centro de España y Portugal. Hasta hace no más de 30 años el lobo se encontraba también al sur de la península (hoy en esta zona sola existen algunos ejemplares en Sierra Morena), pero su condición de alimaña le hizo desaparecer debido a la caza sin control que efectuaban sobre él, los ganaderos de estas zonas. Las poblaciones de este animal se vieron relegadas al norte de España y Portugal, pero tras su consideración como especie cinegética en la ley de caza de 1970, el lobo comenzó a expandirse de nuevo hasta llegar a la situación actual. Así hoy lo encontramos en algunos montes y bosques de todo el norte peninsular y encontramos manadas estables en las sierras que conforman el Sistema Central, donde se encuentra en expansión. Además cabe destacar la posibilidad de que algunos ejemplares hayan llegado ya a zonas de Cuenca y del norte de Cáceres, y por otra parte cabe también mencionar una población estable en Sierra Morena, único lugar del sur peninsular donde hoy se les puede encontrar. Como ya hemos dicho habita en bosques y montes de robles, castaños, hayas, encinas, alcornoques y pinos, en los que haya una suficiente densidad de los herbívoros que caza.

 

Alimentación

Es exclusivamente carnívoro se alimenta de medianos y pequeños mamíferos, los cuales caza en grupo, las manadas de lobos son perfectos equipos de caza y alcanzan un notable éxito en sus salidas venatorias. Algunas de sus presas son: jabalíes, venados, corzos, muflones, ovejas, vacas y cabras. Aunque estos tres últimos animales solo los caza cuando sus presas naturales escasean o cuando una cantidad elevada de lobos no permite una caza “compartida” de las distintas manadas e individuos. Suele aprovechar restos de carroña, según la disponibilidad de alimento.

 

Reproducción

Las hembras entran en celo a comienzos del invierno es aquí cuando el macho dominante copula con la hembra del mismo rango en la manada, siendo la única pareja con derecho a tener descendencia en la manada. Tras esto ya en la primavera la hembra parirá alrededor de cinco crías, número que en ocasiones puede variar.

 

Modalidades de caza

En la actualidad la caza del lobo solo está permitida al norte del río Duero, a excepción del Principado de Asturias donde su caza está prohibida salvo en casos especiales de daños a las cabañas ganaderas, momentos en los cuales es común que se autoricen batidas para reducir el número de ejemplares en la zona de los ataques al ganado.

Una de las modalidades más comunes para su caza como ya hemos comentado es la batida donde se caza junto a jabalíes, corzos, y venados, aunque también son normales las batidas únicamente de lobos. Otro procedimiento para cazarlo menos común que el anterior es el aguardo en el que se tienta al lobo con carne fresca o con algún cabrito atado a una estaca pero este procedimiento es poco exitoso, si no se conoce bien el terreno y se cuida mucho el no dejar rastros. Algo más común  es que durante el rececho de otra especie en alguna Reserva de Caza situada al norte del Duero, nos crucemos con algún lobo, en estos casos si el guarda que nos acompaña lo permite; (por estar autorizado en el Plan  técnico de la reserva) podremos intentar abatir el lobo.

Antiguamente cuando el lobo era considerado una alimaña, estaba permitido cazarlo si lo encontrábamos durante una montería, gancho u otra cacería. Actualmente sus poblaciones al Sur del río Duero se encuentran en claro incremento.

 

beretta hart  MAXAM  Olivo SolidarioMutuasportNissan

CSD liga50 gb riosaga Azor Ambiental  cinegetica

Copyright © 2017 RFEC.Todos los derechos reservados. C/ Francos Rodriguez, 70 - 2º. 28039 Madrid - Tel. 91 311 14 11 - Fax: 91 450 66 08 Inscrita en el Registro de Entidades Deportivas del Consejo Superior de Deportes, con el número 12