LA RFEC INFORMA SOBRE LA DECISION DE FACE

 face

En una actuación impropia de una entidad internacional de prestigio y con una amplia trayectoria en favor de la caza y de la conservación de la naturaleza, como es la Federación Europea de Asociaciones de Caza y Conservación (FACE), únicamente una vez que fue requerida oficialmente por esta Real Federación Española de Caza, hemos recibido la confirmación de nuestra expulsión como representantes de los cazadores españoles en Europa. Tras la celebración de la Asamblea de la FACE a mediados de septiembre, ya se difundieron en medios de comunicación españoles informaciones, propiciadas desde el propio sector cinegético de nuestro país y no por la organización, sobre esa supuesta expulsión de la RFEC, según se especificaba, por el “reiterado incumplimiento de la normativa interna de FACE”, en la que estamos de pleno derecho desde hace treinta años, ostentando cargos de la máxima responsabilidad (presidencia, vicepresidencia...)


Ahora, acabamos de recibir, tras nuestra solicitud, esa notificación oficial de la FACE, aunque no se nos traslada información alguna del desarrollo de la citada Asamblea. Por ello, además de hacer llegar nuestra protesta y repulsa por la decisión adoptada, hemos solicitado que se nos comunique el nuevo ‘staff’ de la FACE, las organizaciones miembros por países y la actual composición de los órganos de gobierno. Todo este ‘affaire’, como ya informamos en su día a la propia FACE, viene propiciado por la situación económica de esta Federación, ahogada por el boicot de varias federaciones autonómicas, en un conflicto interno que está judicializado, y que nos impide ponernos al día en los pagos, pero siempre hemos mantenido que esos abonos pendientes con la FACE se solucionarían en cuanto nos fuera posible, reiterando en reuniones y emails nuestra disposición a seguir como miembros de esta organización europea.

 

 

Vemos con sorpresa nuestra expulsión y no podemos por menos que lamentar que se nos deje fuera de ese máximo órgano de defensa de la caza y de presión ante los organismos de la UE. Y lo más triste de todo es que de una situación propiciada por las federaciones encuadradas en el autodenominado G-8, que han asfixiado con su estrangulamiento económico a la RFEC, se haya aprovechado una entidad en la que ellas sí están ahora presentes y aportando para su financiación, como es la ONC. Un organización que no ha tardado en sacar pecho, cuando muchos de sus integrantes, en otros tiempos, cuestionaban nuestra presencia y nuestras aportaciones a la FACE, y ahora se erigen, desde el supuesto apoyo de los cazadores federados españoles, del sector industrial, de propietarios rurales y de organizaciones cinegéticas no deportivas, como la única representación de nuestro país ante la FACE, e incluso su presidente, Juan Antonio Sarasketa, asegura estar más preparado que nunca gracias al excelente equipo de profesionales y de organizaciones que se encuentran al frente de la ONC. Bastaría ver la financiación de esa ONC durante muchos años para comprobar que precisamente fue la RFEC, junto con algunos sectores relacionados con la actividad cinegética, la que mantuvo la Oficina Nacional de la Caza y la que puso en marcha toda una serie de acciones, que luego han sido aprovechadas y difundidas como propias por otros. Pero ya sabemos que a río revuelto, ganancia en este caso de supuestos cazadores, más bien dirigentes que siguen con su afán de protagonismo de siempre. A nosotros sí nos preocupa la actual situación de la RFEC y vamos a dar todos los pasos oportunos para recuperar la imagen de la RFEC, cumplir el proceso puesto en marcha y fijado oficialmente e intentar que de nuevo seamos, unidos y fuertes, el referente en la defensa de los legítimos interés de la caza y de los cazadores españoles.