rfec@fecaza.com | +34 91 311 14 11

rfec@fecaza.com | +34 91 311 14 11

La RFEC solicita un encuentro con el ministro Bolaños para abordar de forma urgente los delitos de odio y amenazas contra los cazadores

La RFEC solicita un encuentro con el ministro Bolaños para abordar de forma urgente los delitos de odio y amenazas contra los cazadores

Manuel Gallardo pedirá una modificación del artículo 510 del Código Penal para que se puedan castigar las acciones que vulneran la libertad y amenazan gravemente a las personas que cazan en nuestro país

El presidente de la Real Federación Española de Caza (RFEC), Manuel Gallardo, ha solicitado un encuentro con el ministro de la Presidencia, Justicia y Relaciones con las Cortes del Gobierno de España, Felix Bolaños, para tratar de solucionar los cada vez más frecuentes y graves amenazas, insultos e incitación al odio, que sufren a diario los cazadores por parte de animalistas radicales.

De esta forma, Gallardo solicitará al Gobierno de España la modificación del artículo 510 del Código Penal, con el fin de que no queden impunes las agresiones que recibe el sector cinegético y sean castigados como delitos de odio los ataques a cazadores, tanto en redes sociales, como el boicot de las cacerías, los destrozos en vehículos y puestos de caza o episodios violentos como el robo de las armas.

Así, la RFEC va a comenzar a trabajar con los distintos partidos que firmaron el “Compromiso Político con la Actividad Cinegética 2023/27”; donde el PSOE, principal partido de Gobierno, se comprometió con el sector cinegético en esta legislatura a apoyar medidas por el reconocimiento y el respeto social de la caza, o la no criminalización de conductas o juicios de valor previos que perjudiquen su imagen en la sociedad.

Para el presidente de la RFEC, la modificación del artículo 510 es una medida “prioritaria” ya que el sector está sufriendo un acoso y una violencia al alza por parte de animalistas radicales, pasando de “ataques en redes sociales” a incidentes durante las jornadas de caza que “ponen en peligro la seguridad de los cazadores y la práctica de una actividad legal y fundamental a nivel socioeconómico y ambiental”.